Soziedad Alkoholika: El altavoz de las luchas silenciadas

Entrevistas

Soziedad Alkoholika: El altavoz de las luchas silenciadas

Entrevistas

Los directos de S.A. no son meros conciertos, son cruda acción social. Sus trabajos de estudio no son simples discos, son puras herramientas de resistencia activa. Su último álbum, Sistema Antisocial, ratifica todo lo ya gritado en España, América, Europa y Asia. Y además circunscribe nuevas batallas.

A punto de cumplir la treintena en activo, Soziedad Alkohólika amplifica su fuerza y actitud basal con Sistema Antisocial, hábil título para un álbum que a través de trece insuperables temas radiografía al sistema capitalista, revelando sus enfermedades crónicas y dando un paso más hacia la desobediencia civil en forma de participación musical. Entre risas, profundizamos con Juan en todo ello.


Empecemos por el comienzo. Si en vez de haber nacido en 1988 lo hubierais hecho hoy, ¿os llamaríais S.A.? Quiero decir, ¿Sistema Antisocial?

Juan: Desde el principio barajamos las siglas S.A. y estuvimos dándole vueltas a ver qué significado le podíamos dar. Como en esa época éramos muy aficionados a empinar el codo, Soziedad Alkohólika se llevó el premio. Recuerdo que también nos planteamos V.O.D.K.A.: Vivo Odiando Desde Ke Ando… Como ves, todo muy relacionado con el bebercio, aunque también con el hartazgo ante la situación social y política que nos toca vivir y la poca confianza depositada en el humano.

Sistema Antisocial podría haber sido la elegida. Hoy, seguro que tiraríamos más para ese lado.

¿Hoy más que entonces vivimos Tiempos Oscuros?

Los tiempos se oscurecen cuanto más poder acapara la derecha y más se divide la izquierda; mientras más acceso tenemos a la información, más oscuridad nos rodea. Curiosamente, en la era de la información el poder de los que desinforman es cada vez más aplastante y, al paso que va la burra, esto tiene pinta de ser una de las épocas más tenebrosas de la historia.

Hablemos de Sistema Antisocial: el álbum demuestra que la máquina está engrasada. ¿La cera que habéis usado es más cruda que la de anteriores?

No lo creo, porque básicamente hemos utilizado el mismo ingrediente de siempre: mala ostia y contundencia (y un pelín más de experiencia). Al haberlo grabado en nuestro propio estudio, sí hemos trabajado más tranquilos que otras veces, y no hemos parado hasta estar totalmente seguros de lo que queríamos. También hemos intentado que el sonido sea lo más natural posible y, en ese sentido, sí que puede ser más crudito.

Este es el primer álbum grabado con Alfred. En el proceso, ¿cómo habéis vivido la obligada transición de Roberto a Berengena?

Roberto y Alfred tienen una manera muy personal de tocar y la técnica se refleja en los directos y en el nuevo disco. Ya estamos hechos a la situación, porque Alfred lleva más de cuatro años con nosotros. Él vive en Catalunya, por lo que hacer las cosas a distancia complica todo un poco. Pero, por suerte, con Internet es más fácil.

Sistema Antisocial fue lanzado el tres de marzo, 41 años después de la masacre de Gasteiz. Esta matanza ha sido escoltada por el modelo de impunidad español y los medios de comunicación, pero la canción ‘3 de marzo’ ya tiene cien mil visitas en la red. El altavoz tiene buen alcance…

Somos de Gasteiz, así que ese fue un poco el objetivo: aportar nuestro granito de arena aprovechando la repercusión que nuestra música pueda tener para que aquellos hechos no queden impunes y los responsables sean señalados siempre por lo que hicieron.

Aunque el estado neo-franquista español siga sin reconocer su culpabilidad en aquellos crímenes, condecorando a los criminales y pisoteando e ignorando a las víctimas, en la medida de nuestras posibilidades debemos contribuir a que no sean los asesinos los que escriban la historia.

El videoclip ‘3 de marzo’ es un cortometraje documental de contenido determinante para desentrañar los hechos. ¿De dónde salió el material?

Muchos recursos nos los ha cedido la Asociación de Víctimas del 3 de marzo, que en su web martxoak3.org recoge estos audios tan brutalmente descriptivos. Además, algunas imágenes son del documental del gran Lluis Llach titulado “Llach: La Revuelta Permanente”, lo recomiendo a cualquiera que quiera acercarse a lo sucedido.

Hace poco leí: “Solo el activismo, la poesía y el rock te permiten trabajar a tiempo completo en el cambio social”. ¿Por eso os dedicáis a hacer ruido?

Cuando montamos el grupo no pensamos cambiar nada, solo el propio hastío dando salida a la frustración y a la inquietud musical. Vivir de la música no fue algo buscado, pero tuvimos la oportunidad de apostar por ello y sucedió. Dedicar nuestro tiempo a hacer lo que nos gusta es uno de los mayores lujos que nos ha dado la vida; no rendir cuentas a nadie y expresar lo que pasa por tu cabeza te hace sentir privilegiado y libre, aunque luego, por desgracia, en este régimen Rajoyniano te quieran encerrar por ello.

En nuestra entrevista a Def Con Dos, Strawberry dijo: “Denunciar grupos les ha salido mal, ese fue el procedimiento con S.A., absuelto tres veces […] Pero el personalismo en mi figura también les ha salido mal”. ¿Les salió mal?

Creo que el retrato del régimen español en la opinión publica extranjera está siendo el de una dictadura que encierra y juzga a artistas, políticos o personas anónimas por simples declaraciones, chistes, canciones o ideas. Esa es la marca España. Está quedando claro a los ojos de otros países que España no es una democracia, que legisla para acabar con la disidencia, que está podrida de corrupción y que no existe la separación de poderes.

Los neo-franquistas no tienen ningún problema en utilizar a policías pagados por todos para realizar montajes contra sus adversarios políticos o ideológicos, y de usar un tribunal de excepción con una gran cantidad de jueces a su sueldo para juzgar a personas por su simple opinión.

En ese sentido, creo que el caso de César les ha podido salir mal, porque ha tenido mucha más repercusión de lo que podrían esperar. Ahora bien, pienso que a esos bastardos no les quita el sueño, como no se lo quita robar, privatizar, torturar, asesinar… Es lo que hacían sus antepasados, por eso no condenan el franquismo y se enorgullecen de no cumplir la ley de memoria histórica. Lo llevan en sus genes, se regodean con orgullo de su forma de actuar y en cuanto gozan de mayoría absoluta la vena ultra-fascista se les pone más gorda que las morcillas de Burgos.

¿Puedes contarnos sobre tu colaboración en ‘Dación en Pogo’ de #TrendingDistopic?

Nuestros amigos de Def Con Dos me preguntaron si me apetecía cantar ese tema y yo encantadísimo. Es uno de los grupos con los que mejor relación tenemos y disfruté mucho haciéndolo. Además, después de lo que ha pasado con César me apetecía más si cabe. Lo grabamos aquí, en nuestro estudio de Gasteiz, porque prácticamente coincidió con la grabación de nuestro disco, así que aprovechamos el tinglado para hacerla. He intentado darle un toque diferente y aportar un poco mi manera de gritar. Creo que quedó un tema bien potente y cañero.

Muy cañero… Hablemos de otros temas de vuestra discografía: Reconozco que tengo especial debilidad por ‘Angustia, ‘Pelota’ y ‘Estado Enfermo’. ¿Cada uno de vosotros tiene su tema fetiche?

Sí hay canciones que me gustan más que otras, o que me llegan más… Quizás, las que me tocan son aquellas un poco más personales, como la que comentas, ‘Angustia’ y también ‘Automarginao’ o ‘Buenos Momentos’. En directo, sigo volviéndome loco con ‘Nos Vimos en Berlín’, ‘Piedra Contra Tijera’, ‘Cuando Nada’ o ‘SHAKTALE’, que desahoga mucho (risas).

¿Cómo se fraguó la colaboración con Barney, de Napalm Death, en ‘Policías en Acción’?

Es la típica idea que sale en el local. Varios temas nos encajaban de puta madre con el modo de cantar de Barney, pero cuando nos confirmó que se animaba escogimos ‘Policías en Acción’ precisamente porque es el más diferente a su estilo, pudiendo resultar una buena mezcla con mi voz.

Napalm Death es uno de nuestros grupos favoritos de toda la puta vida, y al tener amigos comunes y conocernos mutuamente fue súper fácil todo el proceso. Nos comentó que no tenía ningún problema en cantar en castellano o como quisiéramos, así que de la hostia. Ha sido un auténtico orgullo. Lástima que en este disco no teníamos ninguna en euskera, porque podría haber sido una puta bomba (risas).

¿Algún otro referente con el que os gustaría colaborar?

Pues entre Rafaeles podría estar la cosa. Personalmente, me molaría con Raphael o con Raffaella Carrá (risas), soy muy fan de el guateque y son dos de los artistas que marcaron mi infancia. Seguro que saldría algo curiosillo (risas).

En fin, hablando más en serio, el tema de las colaboraciones suele darse cuando tienes una canción y ves que a alguna o algún cantante le podría ir bien. No lo hacemos por sistema y, la verdad, poquitas hemos tenido en nuestra historia, aunque colaborar con peña ajena a la banda resulta muy divertido y enriquecedor para mí, sobre todo cuando son colegas.

¿Qué referencias nutrían a los S.A. hace 30 años y continúan alimentándolos hoy?

Uffff, yo que sé… En mi caso, por encima de todo, el hardcore, y el punk: grupos como Youth of Today, 7 seconds, Bad Religion, D.R.I, Suicidal Tendencies, G.B.H, Verbal Abuse, La Polla Records…

Por otro lado, más que de literatura he sido cómics, aunque de vez en cuando me hinco algún libro de Bukowski, Galeano o gente como Chomsky, cuya opinión te ayuda a comprender un poco cómo funciona este puto mundo. Pero no soy un ávido lector.

En cuanto al cine, me gusta la hostia. Me mola casi todo menos las pelis románticas pastelosas y las de autor soporíferas. Soy bastante friki, aunque tampoco demasiado original: muy fanático de Tarantino, por ejemplo, y de los Monty Python, del thriller, el gore, el anime…

Pero no sé si eso alimenta mucho a nuestra música, la verdad (risas). Lo que más me nutre para escribir son las noticias y las experiencias personales.

Sobre el escenario siempre disparáis sets certeros. ¿Qué tenéis preparado para la descarga en directo de este año?

Básicamente lo que hacemos siempre: tocar cuatro o cinco temas del nuevo y algunos del resto de la discografía, sin olvidar los que ya se pueden considerar clásicos. Más de uno nos ha dicho que el nuevo repertorio le parece muy equilibrado, y que los temas recientes empastan bien con el resto, así que nada, por ahí irán los tiros.

¿Os planteáis hacer alguna gira con un set dedicado a algún álbum?

Una vez ya hicimos una tocando temas de la maqueta y del primer disco, y fue muy guapa la historia. Tal vez podríamos hacer algo en el futuro y recuperar el repertorio que hacíamos con el Ratas o algún otro. Me gustaría bastante hacerlo, la verdad es que sí.

Una vez superado el maratón que os ha llevado a Viña, Resurrection, Rock Fest y una veintena de festivales, ¿queda energía para afrontar una gira de salas?

Sí claro, tenemos muchas ganas de volver a girar por salas. Aunque los festivales son divertidos, personalmente prefiero la cercanía y la energía que se crea en una sala con nuestro público enfrente. Así que sí, habrá bien de brea (risas).

Os hemos hecho esta pregunta decenas de veces cuando lo adecuado sería hacerla a los políticos. Como ellos mienten, qué remedio: ¿Pasará Sistema Antisocial por Madrid?

Estuvimos hace poco en Rivas, pero por la capital no hay nada a la vista. Aunque seguimos intentándolo aún no parece que ningún promotor se aventure a hacerlo, y comprendemos que sea jodido para ellos. Sí que hay previsto un festival en Leganés el veinte de octubre, por ahora eso es lo más cercano.

¿Es inevitable caer en la autocensura al sufrir persecución política?

No por nuestro caso concreto, pero, tal como está el panorama, a veces igual inconscientemente le das más de una vuelta a alguna expresión que podría causar malentendidos. Eso es verdad; antes me daba totalmente igual y muchas cosas las soltaba sin filtro. Pero no vamos a cortarnos para nada; cuando hay que soltar algo se suelta. Lo que me preocupa más, eso sí, es que el mensaje llegue nítido al interesado. Aunque, realmente, más que por la persecución política y la censura que sufre la ideología de izquierdas y la libertad de expresión en España, me ocurre por el mayor sentido común que con la edad vas adquiriendo.

¿Algo que aún no se haya preguntado a S.A.?

Sí, siempre quedan cosas, aunque no sé si serán interesantes para el que las lee… Lo importante ya lo tienen en las hemerotecas (risas).

Entrevista publicada en Rock Estatal Revista Número 32.

error: © María Pachón 2018