In Mute: El alarido de la diosa madre

Entrevistas

In Mute: El alarido de la diosa madre

Entrevistas

Tras cuatro años de silencio, el quinteto valenciano arroja en su último disco un grito más extremo y progresivo. Atesorando el legado de One in a million, Gea excava los yacimientos del death metal técnico a lo largo de un viaje al centro de la [enferma] tierra.

En el proceso de búsqueda nutrido con el rodaje desde 2012 de su anterior EP -y coronado con el logro del galardón en la Wacken Metal Battle-, [IN MUTE] ha evolucionado hasta encontrarse con Gea, segundo LP en el que el canto gutural sirve a la diosa madre para lamentarse del ser humano mientras recorre una densa atmósfera embestida de riffs. Hablamos de esta divinidad sonora y de otros asuntos con Pedro, Adrián, Steffi y Cristóbal.


El álbum, y concretamente la trilogía ‘Gea’s Defence’, es el epitafio que la Tierra escribe a la humanidad. ¿Nuestra codicia ha generado una catástrofe irreversible?

Pedro: Es buena forma de definirlo. Hemos perdido nuestro equilibrio con el medio y eso nos destruirá. El mensaje de Gea se podría interpretar como algo moral, pero no es la intención. Más bien se trata de un espejo que refleja lo que sucede (o sucedería). La única propuesta de cambio podría surgir con la educación, pero puede que esa sea la razón por la cual muchos Estados no invierten en ella.

Los temas se engranan hasta componer un trabajo conceptual. Con Internet, ¿cómo se afronta el riesgo de que un disco no sea concebido como arte unificado?

Adrián: Es un riesgo relativo porque, pese a ser concebido como disco conceptual, cada tema tiene un significado casi absoluto que se termina de definir al escuchar y entender la obra completa. Al igual que fragmenta el concepto, Internet hace más fácil que algún tema suelto llegue a un oyente que no nos conoce. Si le gusta lo que ha encontrado y lo percibe como pieza de un puzle, cabe la posibilidad de que busque más.

Tengo la sensación de que en directo los guiños progresivos de Gea se expanden hacia los temas de One In A Million.

Steffi: Con la voz, los temas cobran vida cuando los llevas a directo. Me encanta ver cómo van creciendo, madurando, directo a directo, nutridos de experiencias. A nivel instrumental, las canciones son más fieles a las grabaciones de estudio, pero con la voz tengo la suerte de poder modelarlas y verlas crecer. Evolucionan a la vez que yo, o al menos así es como lo siento. Hoy One In A Million no es el mismo que en 2013.

Adrián: Con este disco queríamos desarrollar la parte instrumental, complicarla a fin de superarnos aunque sin perder potencia en el escenario, ya que es lo que nos nutre. Por tanto, en los conciertos buscamos un sentido completo y una dinámica estable entre ambos trabajos.

¿Por qué ‘Damage Inc.’ clausura vuestro trabajo más personal hasta la fecha?

Adrián: Por petición de Raúl Abellán, el técnico que nos acompañaba. Queríamos grabar un cover, pero no dábamos con uno que ‘inmutizara’ y a la vez respetase al original. Raúl nos dio la idea y salió más que nada porque es un temazo. Y aunque Metallica sea un gigante eternamente versionado, ‘Damage Inc.’ nunca fue de las más trilladas.

Gea implora el fin de la crisis humanitaria. ¿Qué acciones realizáis para lograr este objetivo?

Adrián: Todos estamos relacionados con iniciativas sociales: Pedro ha prestado ayuda en gabinetes de psicología, Steffi ha sido portavoz oficial de ACNUR y es voluntaria en protectoras de animales, etc. Y como banda activa de un estilo ya de por sí vinculado al activismo, procuramos dar visibilidad a los problemas que nos atañen a través de letras, videoclips, redes sociales, etc.

Steffi: Además la banda colabora con la Sociedad Valenciana Protectora de Animales y Plantas: hemos apadrinado perros y gatos, tenemos huchas de SVPAP en nuestros puestos de merchandising y en la tienda online, hemos programado un concierto benéfico el nueve de febrero en Guadalajara, etc. También el año pasado colaboramos en el calendario benéfico de Rock Estatal para Médicos Sin Fronteras, y se planea la producción de un festival con artistas de otras disciplinas. La cabeza nos va a mil y no se dispone del tiempo que nos gustaría, pero siempre estamos abiertos a estas colaboraciones.

Steffi, ¿en quién hay que creer para componer una obra maestra, protegerla con prensa, management, publicidad, merchandising, y preservarla con una imagen manufacturada y una poderosa voz?

En ti mismo y en tu locura. Mientras eso dure y haya litros de café, habrá cuerda. Mis padres continúan diciéndome que estoy loca por focalizarme de forma “enfermiza” en un proyecto que parece una utopía. Pero ¿quién iba a imaginar que aquel arte de “pegar grititos” (como dice mi padre) me aportaría tanto nivel de disciplina, constancia y sacrificio? Para mí es un nuevo estilo de vida a través del cual he configurado mi yo profesional.

Volvéis a ocupar páginas de prensa especializada internacional. ¿Qué proyección tenéis prevista?

Cristóbal: A través de Art Gates Records, Gea se ha distribuido por Europa y está disponible en la mayoría de plataformas mundiales. Hemos recibido reseñas desde muchos países y, ahora que lleva un tiempo en el mercado, nuestra idea es presentarlo por Europa durante 2018.

Steffi: Tendremos gira europea en abril de este año y esperamos que no sea la única. Después de una gira nacional de infarto, en la que hemos alcanzado el objetivo de participar en “Girando Por Salas”, volvemos a pisar fuera y estaremos en Francia, Alemania, República Checa, Polonia, etc.

Si os pido que retrocedáis hasta el primer concierto con Steffi y que retornéis al presente, ¿sentís vértigo o solo la satisfacción del logro tras el sacrificio?

Cristóbal: A veces pienso en la cantidad de cosas que nos han pasado estos años, y en la cantidad de trabajo realizado para que pasaran, y creo que nos daría pereza empezar desde cero… Nos sentimos muy afortunados de seguir viviendo experiencias increíbles con cada nuevo disco.

Steffi: Yo no me creo que haya pasado tanto tiempo, pero no me da vértigo, me volvería a tirar de cabeza. Solo podemos seguir trabajando muy duro, cada vez más, para que esto siga ocurriendo y dentro de diez años volváis a repetirnos esta pregunta. Si le hubiesen dicho a mi yo de aquel día de 2010, en Murray Club, que iba a vencer el miedo escénico y a hacer lo que hoy hacemos sobre el escenario, no se lo hubiera creído.

Entrevista publicada en Rock Estatal Revista Número 33.

error: © María Pachón 2018